La nada interminable del PP gaditano


Ésta era la placa que contenía el nombre de la avenida de la discordia que se ha cambiado, pero naturalmente sólo se veía así cuando se miraba a través del odio y la desmemoria del interior del fascismo en penumbra.

El ayuntamiento de Cádiz aprobó cambiar el nombre de la avenida Ramón de Carranza por “4 de diciembre de 1977 (fecha histórica de movilización del andalucismo frente a un régimen franquista terminal y que desembocó en el referéndum del 28F de 1980 y posterior autonomía andaluza) con el voto a favor de Ganar Cádiz en Común, Por Cádiz Sí se Puede y el PSOE, lo que ha producido un artificioso revuelo en los medios locales y la derecha más recalcitrante que ocupa los asientos del PP en el pleno municipal. Seguir leyendo “La nada interminable del PP gaditano”

Anuncios

La proximidad distópica de Nosedive


ADVERTENCIA: EL TEXTO QUE SIGUE A CONTINUACIÓN CONTIENE SPOILERS

El miedo en el cine y en la literatura es una emoción que provoca sentimientos contradictorios. Otorga una sensación arrebatadora, que nos atrapa, al mismo tiempo que nos produce una sacudida que nos hiela el interior. Cautiva y turba por igual. El miedo, como cualquier poder en manos de un superhéroe, es algo que debe ser administrado con responsabilidad. Así, al igual que para los Jedi “el miedo es el camino hacia el Lado Oscuro”, como afirmaba Yoda, la cercanía con el presente y el temor a que la ficción que describe se convierta en realidad son los principales elementos de seducción de las distopías, el reverso tenebroso de las utopías. Es, precisamente, esa proximidad con el presente el elemento fundamental de persuasión e inquietud que provoca una serie como Black Mirror y que hacen de ella un must de todo seriéfilo. Seguir leyendo “La proximidad distópica de Nosedive”

No es tiempo de sutilezas


goya2

No es tiempo de sutilezas. Decía Machado que “De diez cabezas, nueve/ embisten y una piensa”. Nada más descriptivo para definir lo acontecido estos días en el asunto de Cataluña. Las partes en conflicto han desarrollado un discurso extremo en el que no se permiten ni fisuras ni cuestionamientos. Las apelaciones a la patria y las declaraciones guerracivilistas de políticos, así como análisis maximalistas, y de parte, en los medios han ayudado a su propagación entre una población que ha entrado en una espiral de confrontación sin sentido. De esta manera, en los diversos medios sociales se ha visto de todo: videos llamando al odio, difusión de imágenes y noticias falsas, vítores surrealistas jaleando las respectivas posturas, enfrentamientos de amigos en debates demagógicos sobre argumentos falaces o apoyos a una ultraderecha que parece despertar, entre otras cosas. Seguir leyendo “No es tiempo de sutilezas”

El discurso del odio


Afirmaba Atticus Finch que “nunca llegarás a comprender a una persona hasta que no veas las cosas desde su punto de vista (…), hasta que no logres meterte en su piel y sentirte cómodamente”. Me viene merodeando por la cabeza esta frase de Matar a un ruiseñor en el transcurso de estos días en los que vivimos azotados por la barbarie de la sinrazón del terrorismo y la proliferación de comentarios y memes demagógicos, racistas y xenófobos que se han publicados en redes y medios tras los atentados de las Ramblas de Barcelona. No son tiempos en los que se admitan sutilezas, pero en la sencillez, que no simplicidad, de esa frase se encuentran varias claves que no deberíamos pasar por alto.

Hoy día te pueden tachar de mojigato o ingenuo si hablas de empatía, la capacidad de sentir lo ajeno como algo propio, que es la base sobre la que se edifica el concepto de solidaridad: un elemento de relación horizontal, de respeto y reconocimiento del otro en igualdad de condiciones y que es pilar necesario para construir una idea mayor que va de lo individual a lo social, la justicia. Además, existe la necesidad de conocer lo ajeno para poder comprenderlo, es decir, el conocimiento como sujeto desmitificador del otro, desmontador de miedos y prejuicios. Seguir leyendo “El discurso del odio”

El retorno de Pedro


imagen-sin-titulo

…Y al que todos se apresuraron a dar por muerto resulta que estaba muy vivo. Tanto como para que, contra la lógica, los aparatos y el poder mediático, finalmente Pedro Sánchez ganara las primarias del PSOE. Y lo hizo bien, con claridad. Con más del 50% de los votos, algo que no se podría prever en octubre del pasado año.

Es, precisamente, esa fecha, la del fatídico Comité Federal y la consiguiente abstención que sirvió en bandeja el Gobierno a Rajoy, la piedra sobre la que Sánchez ha construido un discurso que le ha llevado a ser, nuevamente, Secretario General del PSOE. Los que promovieron ese golpe de estado pensaron que desde sus despachos y cargos orgánicos e institucionales podrían controlar un partido ajeno al sentimiento de su base. Se equivocaron. Hay cosas que los socialistas no olvidan. Porque si algo tiene muy claro el militante es que el PSOE es en tanto aparece como oposición al PP y viceversa. Es decir, para el afiliado al PSOE el PP es su némesis política, al igual que lo son el Real Madrid y FC. Barcelona, Batman y el Joker o los Lakers y los Celtics. Quizás sea ésta una de las cosas que aún le queda al partido socialista, la grandeza de sus bases para, cada cierto tiempo, rebelarse contra unos cuadros orgánicos más preocupados de sus propios intereses y ambiciones individuales que de los del propio partido. Seguir leyendo “El retorno de Pedro”