Rajoy, la niña y el derecho a la Dependencia


Recuerdo el debate entre Rajoy y Zapatero de las pasadas elecciones generales. En el discurso final, dirigiéndose a las cámaras Rajoy sorprendió a propios y extraños con lo que desde ese momento se llamaría la niña de Rajoy. “En esa niña pienso, que va a crecer, que tiene que estudiar, que quiere tener una vivienda. Esa niña está en mi cabeza, es la que mueve mis sentimientos y mi corazón. Esa niña” Como esa niña era, supuestamente, imaginaria me tomo la licencia de seguir con el relato de esa pequeña persona ficticia y su familia.

Y es que lo que no dijo Rajoy es que esa niña es una persona con discapacidad. Nació con una de esas denominadas enfermedades raras de nombres impronunciables que siempre hacen referencia a médicos alemanes y americanos. En realidad no se trata de una enfermedad, se trata de un síndrome que le afecta profundamente a su desarrollo psicomotriz. Al nacer los padres no sabían muy bien que le pasaba pero intuían que algo no iba del todo bien. Tras ingresos, operaciones y pruebas y más pruebas genéticas dieron con su nombre y pasaron por el momento de explicarlo a sus familias y círculo de amistades, aunque no tienen muy claro que todo el mundo lo entendiera. De cualquier manera, esa niña fue y es la alegría y felicidad de sus padres y familia. Unos padres que ponen el acento en sus capacidades y pequeños logros diarios, haciendo de cada progreso una fiesta.

No obstante la nueva situación produjo cambios estructurales en la sus vidas. Él tuvo que cambiar de trabajo por otro de menos horas para dedicarle más tiempo. Ella, tras sufrir su hija el décimo ingreso en 2 años, renunció a seguir trabajando para dedicarse exclusivamente a su cuidado. Sufrieron dificultades económicas, al pasar de dos sueldos a uno, pero gracias al apoyo familiar y a la ley de dependencia pudieron apretarse el cinturón y hacer frente a los diferentes fármacos y terapias a las que se sometía la niña todas las semanas. Y así transcurría su vida…

Hasta que el pasado 17 de noviembre leyeron un titular en El País del que según parece será, o eso dicen las encuestas, futuro Presidente del Gobierno D. Mariano Rajoy que les inquietó “La Dependencia no es viable”. Pasaron páginas y leyeron la entrevista en profundidad transformándose la inquietud en intenso malestar “Es un objetivo muy loable el de ayudar a aquellas personas que no se pueden valer por sí mismas, pero como le digo podemos tener el modelo de bienestar que nos permitan nuestros ingresos, nuestros recursos y nuestra actividad económica.”

Portada de El País del pasado 17 de noviembre

Pero ¿Cómo puede pensar esto? ¿Cómo puede mezclar caridad con legalidad y derechos? Los derechos  son las garantías que tenemos los ciudadanos y ciudadanas frente al Estado. El derecho de la ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia viene recogido en una Ley aprobada por el Parlamento. Esa es la diferencia con la caridad, propia del catolicismo social donde la forma de combatir la pobreza no se garantiza por la acción del Estado si no por los caritativos y cristianos comportamientos de los que dejan limosna. Los derechos se ejercen y se defienden. La caridad es arbitraria y en cualquier momento puede dejarse de ejercer, depende de la voluntad de quien la interpreta. Es lo que diferencia a un Estado Social, Democrático y de Derecho de un Estado Benefactor. Dejemos a un lado el neolenguaje y llamemos las cosas por su nombre, ese es el concepto que tiene Rajoy del Estado de Bienestar.

Los padres no salían de su asombro y, ante la posible victoria del candidato popular, se encuentran inquietos ante el futuro que le depara a su hija. Pero no se van a quedar inmoviles. Son personas duras. Han pasado por mucho y lucharan con fuerza, como viene haciendo desde que nació su niña, para que se cumplan los derechos de su hija. No es ninguna ciudadana de segunda a la que se pueden quitar y poner derechos cuando le plazca al político de turno. Quieren verla crecer, progresar, superar sus pequeños retos diarios, vivir su vida… porque, parafraseando al propio Rajoy, ella es la que realmente mueve sus sentimientos y corazones.

Anuncios

Un comentario en “Rajoy, la niña y el derecho a la Dependencia

  1. Totalmente deacuerdo con tus argumentos, compañero. Es el pensamiento egoista y rastrero del señorito, “algo habran hecho para estar en esa situacion, pobrecitos”. Hipocritas hijosdeputa, no tienn otro nombre, eso si, saben perfectamente ponerse el traje de democratas defensores del estado de bienestar. Esto nos pasa por lo de siempre en la historia de España, a la gente progresista cede mas y es mas critica.

Escribe aqui

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s