Condicionando, pero flojito


Si un acuerdo es un punto de encuentro entre dos posturas distantes en mayor o menor medida, para que esa intersección de puntos de vista se produzca en un terreno más próximo a nuestros intereses deben ponderarse tanto la posición de fuerza o debilidad en la que se encuentra la otra parte como en la que está uno mismo.

Teniendo esta premisa en consideración, podría parecer que el punto de partida del PP, con sólo 137 diputados y necesitando, por tanto, 39 apoyos más para la investidura de Rajoy, no era el de mayor fuerza posible a la hora de negociar nada. Eso pretendía dar a entender Ciudadanos al presentar 6 condiciones INNEGOCIABLES y que debían ser aceptadas, sí o sí, por Rajoy para comenzar a negociar. La rotundidad de Rivera en su exposición podría hacer creer a los más ingenuos que Ciudadanos aprovechaba esa situación de debilidad y necesidad de apoyos parlamentarios del PP para imponer una posición dominante en un posible escenario de negociación. Esa posibilidad se esfumó en el momento en el que se hicieron públicas las medidas, de las cuales 3 no dependen exclusivamente del PP y otras pueden realizarse sin tener su apoyo, sin tratarse, además, de propuestas concretas de calado socioeconómico que promuevan algún cambio real en la vida de los ciudadanos. Seguir leyendo “Condicionando, pero flojito”