Ovejas Populares


Llegado este momento de crisis política, económica y legitimidad democrática que estamos sufriendo en España, el Gobierno ha dado un paso adelante en su discurso político. Ya no se pide comprensión a la ciudadanía excusándose en toda clase de eufemismos que atenúen el impacto real de las medidas aprobadas (Ver Neolengua popular del diablo). Desde hace un tiempo prima en su argumentario el “estás conmigo o contra mí”. Y claro, todo lo que está contra mí es tratado de antidemocrático, rojo extremista, radical, antisistema, irresponsable y cualquier otro calificativo que pueda poner de relieve lo “excesivo” de la postura contraria frente a la supuesta “mesura y moderación democrática” del Gobierno.

Seguir leyendo “Ovejas Populares”

#19J: Y la ciudadanía tomó la calle


Y el pueblo habló. La ciudadanía tomó las calles en más de 80 ciudades de toda España de forma multitudinaria. Personas de toda clase y condición: sindicalistas, funcionarios, desempleados, mayores, jóvenes…

Seguir leyendo “#19J: Y la ciudadanía tomó la calle”

Siempre existe una alternativa


El actual Gobierno tiene como práctica habitual el lanzamiento de frases y eslóganes de fácil asimilación que repiten una y otra vez, consiguiendo explicar una cuestión compleja de forma simple y directa que realizan en beneficio de su propio interés. En este sentido, hemos podido leer y escuchar entre otras cosas que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “la herencia socialista” o que “sólo hay una camino posible” a la salida de la crisis. Todo ello es utilizado de forma precisa para justificar sus dislates, recortes, ajustes y reformas ideológicas que son aderezadas de un sinfín de eufemismos de neolenguaje que suavizan el impacto de las mismas.

Seguir leyendo “Siempre existe una alternativa”

EL PELIGRO LATENTE DEL FASCISMO


Vivimos un periodo convulso. La situación económica está haciendo estragos en la población y la gestión de la misma por parte de los Gobiernos no hace sino alimentar aún más el descredito de la clase política y ahondar la crisis de la propia legitimidad del sistema. Es absolutamente cierto, nadie puede negar que ésta no sea una época de cambios sino un cambio de época. Es un cambio de paradigma social y político en el que difícilmente tiene cabida la democracia, y que será ejecutado con precisión quirúrgica por los poderes financieros a través del vasallaje político a mayor gloria de los principios ultraliberales de la economía del libre mercado, siempre que no reaccionemos y actuemos. Seguir leyendo “EL PELIGRO LATENTE DEL FASCISMO”

El peligro de la indiferencia


Hace aproximadamente un par de años que España está oficialmente en crisis. Desde entonces se han intentado poner en marcha diferentes medidas para salir de este periodo de convulsión económica. Curiosamente todas las recetas puestas en marcha tienen un marcado carácter neoliberal, gozan del visto bueno de los llamados mercados, agencias de valoración y resto de entidades y organismos financieros internacionales, siendo anunciadas (y amplificadas por los medios del tea-party periodístico) como la única manera posible de salir de esta situación económica. Se trata de una línea política definida fundamentalmente por la reducción del déficit vía recorte del gasto público. En concreto en nuestro país se han congelado sueldos a trabajadores públicos y pensionistas, otorgado moratorias a prestaciones sociales elementales, promovido recortes de derechos, reformas exprés de la constitución que elevan los dogmas noeliberales a rango de ley, flexibilizado el mercado laboral, elevado la edad de jubilación, subido impuestos a las clases medias …etc. Por otro lado, el del capital, no se han tocado los impuestos que gravan las rentas de capital, ni oír hablar de las SICAV, se ha prestado a la banca europea 1,6 billones entre 2008 y 2010, que luego utilizan para comprar deuda de los Estados a un interés más alto (como ejemplo: los bancos españoles ganaron 9.328 millones en los primeros nueve meses de 2011), ha aumentado la desigualdad social hasta niveles predemocráticos,y los mercados y su infantería, las Agencias de Colocación de Riesgo, siguen sin saciarse aún y piden más reformas. Seguir leyendo “El peligro de la indiferencia”