El discurso del odio


Afirmaba Atticus Finch que “nunca llegarás a comprender a una persona hasta que no veas las cosas desde su punto de vista (…), hasta que no logres meterte en su piel y sentirte cómodamente”. Me viene merodeando por la cabeza esta frase de Matar a un ruiseñor en el transcurso de estos días en los que vivimos azotados por la barbarie de la sinrazón del terrorismo y la proliferación de comentarios y memes demagógicos, racistas y xenófobos que se han publicados en redes y medios tras los atentados de las Ramblas de Barcelona. No son tiempos en los que se admitan sutilezas, pero en la sencillez, que no simplicidad, de esa frase se encuentran varias claves que no deberíamos pasar por alto.

Hoy día te pueden tachar de mojigato o ingenuo si hablas de empatía, la capacidad de sentir lo ajeno como algo propio, que es la base sobre la que se edifica el concepto de solidaridad: un elemento de relación horizontal, de respeto y reconocimiento del otro en igualdad de condiciones y que es pilar necesario para construir una idea mayor que va de lo individual a lo social, la justicia. Además, existe la necesidad de conocer lo ajeno para poder comprenderlo, es decir, el conocimiento como sujeto desmitificador del otro, desmontador de miedos y prejuicios. Seguir leyendo “El discurso del odio”

Donald Trump y el mundo que viene


 

letras_libres
Portada de la Revista Letras Libres. Acceso al número pinchando en la imagen

Marine Le Pen ha sido la primera política en felicitar a Donald Trump por su victoria en las elecciones presidenciales celebradas en los Estados Unidos. No parece algo extraño porque, al fin y al cabo, representan el mismo fenómeno a ambos lados del atlántico, el que supone el triunfo de la antipolítica. Resulta evidente que no se tratan de dos fenómenos aislados, sino que forman parte de los síntomas que presenta un sistema agotado e incapaz de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía.

El resultado del Brexit, el auge de la ultraderecha en Europa, con la posibilidad de alternativa política real de Le Pen en Francia y el crecimiento de la UKIP en Reino Unidos entre otros, o el triunfo de Trump representan las consecuencias de un proceso de hartazgo social, descontento generalizado y desafección ciudadana respecto a una democracia y sus instituciones que han sido incapaces de solucionar los efectos de la última crisis económica. Seguir leyendo “Donald Trump y el mundo que viene”

La ultraderecha ya tiene VOX


Todas las encuestas publicadas últimamente por los medios plantean un escenario similar en el que por primera vez entre los dos grandes partidos (PP-PSOE) difícilmente superarán el 50% de los votos. Al mismo tiempo se produce un fuerte incremento del resto de partidos considerados minoritarios. Esta situación es entendida por muchos como el fin del bipartidismo, del régimen de turno de partidos de la transición, y aparece como un momento de oportunidad electoral que debe aprovecharse. A esta situación electoral se le debe unir el enorme descontento ciudadano con las políticas asumidas por los partidos tradicionales y el funcionamiento de los mismos, junto con las diferentes movilizaciones que han hecho despertar de la desafección a miles de personas. Es por ello que, ahora que se inicia el tiempo electoral con las elecciones europeas, a las que seguirán las autonómicas, municipales y terminarán en dos años con las generales, vemos como comienzan a aparecer nuevas opciones políticas en el panorama partidista. Ya se sabe que en momentos de cambio aumenta la competencia electoral.

Seguir leyendo “La ultraderecha ya tiene VOX”

El nuevo orden social, viejo orden social


Vaticinaba JL Sampedro que al final de esta crisis otro mundo no sólo sería posible, sino que otro mundo sería seguro. Dejaba entrever de esta manera el cambio de paradigma social que estaban llevando a cabo desde los poderes económicos, financieros y políticos. Y así es, aparecen ya en el horizonte las primeras líneas que dibujan lo que será (y comienza a ser ya) ese otro mundo, una nueva realidad que se muestra poco esperanzadora para los ciudadanos.

Se trata del diseño de una sociedad insolidaria e injusta, sin los servicios públicos básicos ni las políticas sociales más elementales de ayuda a las personas más necesitadas, con un mercado de trabajo regido por una legislación laboral semiesclavista en la que se trabaja más, en peores condiciones y por menos salario, donde campan a sus anchas las ideas del neoliberalismo más salvaje, una sociedad con menos libertad y derechos, con mayor desigualdad social y pobreza, y, por consiguiente, menos democracia.

Seguir leyendo “El nuevo orden social, viejo orden social”

Primero vinieron a buscar…y sólo encontraron a Rajoy


Es conocido el texto “Primero vinieron…” de Martin Niemöller, atribuido erróneamente a Bertolt Brecht, con el que denunciaba como operaba el nazismo. En muchas ocasiones se ha utilizado como ejemplo de los peligros totalitarios en los regímenes democráticos, sirviendo por tanto como llamada de atención a la ciudadanía ante la imposición de determinadas medidas que atentan contra la esencia de los mismos. En concreto el texto dice:

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada

Seguir leyendo “Primero vinieron a buscar…y sólo encontraron a Rajoy”