El discurso del odio


Afirmaba Atticus Finch que “nunca llegarás a comprender a una persona hasta que no veas las cosas desde su punto de vista (…), hasta que no logres meterte en su piel y sentirte cómodamente”. Me viene merodeando por la cabeza esta frase de Matar a un ruiseñor en el transcurso de estos días en los que vivimos azotados por la barbarie de la sinrazón del terrorismo y la proliferación de comentarios y memes demagógicos, racistas y xenófobos que se han publicados en redes y medios tras los atentados de las Ramblas de Barcelona. No son tiempos en los que se admitan sutilezas, pero en la sencillez, que no simplicidad, de esa frase se encuentran varias claves que no deberíamos pasar por alto.

Hoy día te pueden tachar de mojigato o ingenuo si hablas de empatía, la capacidad de sentir lo ajeno como algo propio, que es la base sobre la que se edifica el concepto de solidaridad: un elemento de relación horizontal, de respeto y reconocimiento del otro en igualdad de condiciones y que es pilar necesario para construir una idea mayor que va de lo individual a lo social, la justicia. Además, existe la necesidad de conocer lo ajeno para poder comprenderlo, es decir, el conocimiento como sujeto desmitificador del otro, desmontador de miedos y prejuicios. Seguir leyendo “El discurso del odio”

El retorno de Pedro


imagen-sin-titulo

…Y al que todos se apresuraron a dar por muerto resulta que estaba muy vivo. Tanto como para que, contra la lógica, los aparatos y el poder mediático, finalmente Pedro Sánchez ganara las primarias del PSOE. Y lo hizo bien, con claridad. Con más del 50% de los votos, algo que no se podría prever en octubre del pasado año.

Es, precisamente, esa fecha, la del fatídico Comité Federal y la consiguiente abstención que sirvió en bandeja el Gobierno a Rajoy, la piedra sobre la que Sánchez ha construido un discurso que le ha llevado a ser, nuevamente, Secretario General del PSOE. Los que promovieron ese golpe de estado pensaron que desde sus despachos y cargos orgánicos e institucionales podrían controlar un partido ajeno al sentimiento de su base. Se equivocaron. Hay cosas que los socialistas no olvidan. Porque si algo tiene muy claro el militante es que el PSOE es en tanto aparece como oposición al PP y viceversa. Es decir, para el afiliado al PSOE el PP es su némesis política, al igual que lo son el Real Madrid y FC. Barcelona, Batman y el Joker o los Lakers y los Celtics. Quizás sea ésta una de las cosas que aún le queda al partido socialista, la grandeza de sus bases para, cada cierto tiempo, rebelarse contra unos cuadros orgánicos más preocupados de sus propios intereses y ambiciones individuales que de los del propio partido. Seguir leyendo “El retorno de Pedro”

Primarias del PSOE: Este muerto está muy vivo


Los tiempos que se manejaron en la planificación del proceso interno de primarias del PSOE se diseñaron acorde a una estrategia que tenía como objetivo que Susana Díaz fuera proclamada Secretaria General de forma unánime y que su nombramiento fuera realizado sin necesidad de, por poner un símil futbolístico, bajarse del autobús. La Presidenta de la Junta y sus barones acólitos pensaban que, alargando unos meses el proceso y asentando la labor de la Gestora, con el transcurrir del tiempo la figura mártir de Pedro Sánchez perdería la efervescencia inicial y el proyecto del Exsecretario General de presentarse a las primarias del partido iría poco a poco perdiendo apoyos entre esa militancia indignada con la abstención de su partido a la investidura de Rajoy. Entendían que, si esto ocurría, posiblemente Pedro recapacitaría y no se presentaría ante la nula probabilidad de salir elegido. Esta maniobra era una manera de asegurarse una segunda muerte política de Pedro Sánchez, tras lo ocurrido en el Comité Federal de Octubre, y que Susana desembarcara de su calesa en Ferraz en loor de multitudes, prácticamente, sin tener si quiera que despeinarse. Se entiende de esta manera la cautela y lentitud en la presentación de una candidatura que era conocida por todos. Seguir leyendo “Primarias del PSOE: Este muerto está muy vivo”

El momento de la trama


La casta fue uno de los conceptos fundamentales en la construcción del enmarcado político-discursivo de Podemos en sus mocedades preinstitucionales. La idea era simple: la existencia de unos dirigentes, ellos, que llevan décadas apoltronados entre sillones y moquetas, y que se encuentran más preocupados en proteger sus propios intereses que los de la mayoría, nosotros los ciudadanos. Sobre ella, se construye todo un discurso que coloca a Podemos en el centro del tablero partidista otorgándole un protagonismo que se refrenda electoralmente con más de 5 millones de votos y el gobierno en algunas de las ciudades más importantes de España. Seguir leyendo “El momento de la trama”

El derecho a reinvindicar la aconfesionalidad del Estado


Según la RAE aconfesionalidad significa “Que no pertenece ni está adscrito a ninguna confesión religiosa”. Esta no adscripción religiosa del Estado se recoge en nuestra Constitución cuando se garantiza la aconfesionalidad del Estado en su artículo 16.3. No obstante, el mismo artículo establece que dicha circunstancia tendrá en consideración “las creencias religiosas de la sociedad española”, como no podría ser de otra manera, y manteniendo relaciones de “relaciones de cooperación con la Iglesia Católica”, al ser mayoritaria en nuestro país, además de “otras confesiones”.

Este postulado constitucional viene a cambiar la relación anterior del Estado nacional-católico del fascismo, quedándose a medio camino del Estado laico de la Republica. Una situación que describe perfectamente la transición española cuando, al igual que en este en otros ámbitos, se proponen leves cambios cosméticos sin profundizar realmente en propuestas de transformaciones políticas de calado. Seguir leyendo “El derecho a reinvindicar la aconfesionalidad del Estado”